Las comunidades de vecinos: Dudas y problemas habituales

Cuando entramos a vivir en nuestra nueva vivienda, una de las primeras cosas que debemos considerar son los vecinos. Hoy te contamos algunas de las dudas y problemas más habituales que nos podemos encontrar en las comunidades de vecinos.

las comunidades de vecinos

Conductas molestas y ruidos: Suele ser el problema más habitual en las comunidades. Recomendamos siempre empezar hablando con el vecino de forma amistosa, y si no hiciera caso, se puede iniciar una acción de cesación como lo contempla la Ley de Propiedad Horizontal (art. 7.2)*.

*La Ley de Propiedad Horizontal es el conjunto de normas que regulan la forma en que se divide un bien inmueble y las relaciones entre los propietarios. Permite la organización de los copropietarios y el mantenimiento de los bienes comunes.

Obras de accesibilidad. En el caso de que hubiera vecinos con alguna discapacidad o con un alto porcentaje de movilidad reducida, la comunidad está obligada a pagar las obras de adaptación de los espacios comunes, por ejemplo, instalando rampas o ensanchando determinados accesos.

Los vecinos morosos: Cuando un vecino no paga las cuotas mensuales o las derramas extraordinarias aprobadas en la junta, tras un mes de impago, la junta puede empezar a actuar. Los pasos habituales son: avisarle de forma amistosa, enviarle un requerimiento de pago y notificación de deuda mediante un burofax y, si sigue sin pagar, y tras acordarlo la junta con mayoría simple, iniciar liquidación de deuda y proceso monitorio para reclamar la deuda. Si a pesar del juicio tampoco pagara, se podría iniciar un proceso para embargar la vivienda.

Ascensor: Para instalarlo, se debe aprobar por mayoría en la junta de propietarios, y la comunidad debe costear la instalación. Aunque, si hubiese un vecino con movilidad reducida, sería obligatoria la instalación y las obras deberá costearlas la comunidad. Existen casos en los que los propietarios de los bajos del edificio o de locales comerciales estén exentos del pago de las obras y del mantenimiento. En ese caso, deben comunicarlo por escrito a la comunidad.

Usar dos vehículos en la plaza de garaje: Esto varía según el municipio donde esté situada la finca. Los propietarios deberían consultar la ordenanza municipal en el Ayuntamiento.

Cámaras de vigilancia: Su instalación debe ser aprobada por tres quintas partes del total de los propietarios. Siempre se deberá advertir que se está grabando, y solo se podrán tomar imágenes de las vías públicas con la autorización del órgano competente.

Hasta aquí todo lo que tienes que tener en cuenta cuando entras a vivir en una nueva comunidad de vecinos. No dudes en ponerte en contacto en info@cliventa.com si tienes cualquier otra duda.