El impuesto sobre bienes inmuebles (IBI)

Al llegar el segundo trimestre del año, vienen los temidos impuestos. El más caro, y el más complicado de entender en muchos casos es el I.B.I., o impuesto sobre bienes inmuebles. Es el impuesto que pagamos por tener propiedades. Lo pagan tanto las personas físicas como las jurídicas, y se recauda desde los ayuntamientos.

impuesto sobre bienes inmuebles

El importe a pagar se calcula a partir del valor catastral y el porcentaje que decide cada ayuntamiento, dentro de unos baremos. El valor catastral se puede conocer consultando al catastro o mirando el recibo del IBI que todo propietario recibe cada año. Existen importantes diferencias en función, por ejemplo, de la localización del municipio o de los servicios públicos que ofrece el consistorio.

El valor catastral al que el ayuntamiento aplica el porcentaje elegido varía en función de diferentes criterios, como la localización del inmueble, el coste de ejecución de las construcciones o la antigüedad del edificio.

Cada 10 años los ayuntamientos revisan el valor catastral, normalmente al alza, por lo que el impuesto se encarece.

Existen algunas bonificaciones sobre este impuesto. Las viviendas de protección oficial (VPO) solo pagan el 50% durante los 3 primeros años. Los bienes rústicos de las cooperativas agrarias tienen derecho a una bonificación del 95%. Además, cada ayuntamiento puede establecer bonificaciones adicionales a su normativa municipal, como por ejemplo el de Madrid para las familias numerosas. Algunos ayuntamientos aplican un descuento a quienes domicilien el pago del recibo en el banco, como en el caso de Barcelona, donde el ahorro es del 2%.

En caso de venta del inmueble, paga el IBI normalmente el que es propietario de la vivienda el día 1 de enero del año de la venta, aunque también se puede llegar a un acuerdo entre las partes para pagar la parte proporcional del importe.

En caso de alquiler, el ayuntamiento exigirá el pago del impuesto al propietario de la vivienda, pero éste puede cobrárselo al inquilino, subiendo el precio del alquiler, siempre que el contrato de arrendamiento así lo contemple.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros en el 912 90 40 70 o info@cliventa.com si tienes cualquier duda.

 

¿Pensando en vender? Solicita una valoración gratis del precio de venta aquí.