Exenciones a los impuestos en la compraventa

Cuando compramos o vendemos una vivienda, sea nueva o de segunda mano, debemos pagar una serie de impuestos que ya explicamos en una entrada anterior. No obstante, hay algunas exenciones que debemos conocer.

Se aplican a la hora de tributar la ganancia patrimonial. Dos son las principales situaciones en las que podemos acogernos a esta exención:

exenciones a los impuestos de la compraventa

Exención por reinversión en vivienda habitual

Cuando el propietario de una vivienda invierte el importe total obtenido de la venta en la adquisición o rehabilitación de otra vivienda que vaya a tener el carácter de habitual.

Se considera vivienda habitual aquella en la que el propietario reside de forma continuada durante al menos 3 años. No obstante, también tiene carácter de habitual, cuando, aunque no hayan transcurrido 3 años, se produzca el fallecimiento del contribuyente, o se produzcan causas que obliguen al cambio de domicilio, como matrimonio, separación, cambio de empleo, obtención del primer empleo…

Para que la vivienda en la que se reinvierte la ganancia sea considerada habitual, el contribuyente debe residir en ella de forma continuada durante al menos 12 meses, contados a partir de la fecha de adquisición o de fin de las obras.

La reinversión debe efectuarse, de una sola vez o a plazos, en un periodo no superior a los dos años, que pueden ser los posteriores o también los anteriores. (Por ejemplo, si adquiero una vivienda en 2017 para entrar a vivir en 2019, esos dos años son válidos para la exención por reinversión.)

Si solo se reinvirtiera una parte de la ganancia obtenida, se trataría de una reinversión parcial. En ese caso solo se deducirá del importe a tributar la parte invertida en la reinversión.

El pago de la hipoteca pendiente que tuviera la vivienda vendida, también se considera como parte de la reinversión.

El propietario necesariamente debe declarar la venta en su declaración del IRPF y optar por la exención por reinversión, indicando la ganancia patrimonial generada, el importe reinvertido, y, si aún no ha hecho la reinversión, el importe comprometido para ello en un plazo de dos años.

Si se incumple uno de los requisitos, el propietario deberá presentar una declaración del IRPF complementaria del año de la venta, sumando al importe resultante los intereses de demora correspondientes.

Hasta aquí todo lo que tienes que saber sobre la exención por reinversión en vivienda habitual, en el siguiente artículo os explicamos la exención por transmisión de su vivienda habitual por parte de mayores de 65 años.