El impuesto que afecta a las compraventas de vivienda en 2015

Hoy queremos discutir un tema de actualidad, no porque la información haya salido a la luz recientemente, sino por ser una medida que afecta al sector desde hace escasos días. Hablamos de lo que algunos tildan de “hachazo fiscal” o “el impuestazo”.

 Ordenador7

Desde el 1 de enero del 2015, ha entrado en vigor la reforma fiscal por la cual se suprimen los coeficientes de actualización. No obstante, el pánico en el momento en el que se anunció el Anteproyecto de Ley del IRPF fue todavía mayor. A mediados de 2014 el objetivo era eliminar tanto los coeficientes de actualización como los de abatimiento. Finalmente, la medida entra en vigor suprimiendo los coeficientes de actualización y limitando los coeficientes de abatimiento a ventas inferiores a 400.000 euros.

Vamos a intentar explicar de manera sencilla el significado de estos términos para aquellos que no estén familiarizados con la jerga fiscal. Se trata de dos beneficios fiscales que permiten rebajar los impuestos que se pagan en el caso, por ejemplo, de la venta de una vivienda logrando beneficios. Por un lado, el coeficiente de actualización corrige el beneficio de la inflación en plusvalías de carácter inmobiliario. El coeficiente de abatimiento, por su parte, aplica a cualquier ganancia de carácter patrimonial que se hubieran adquirido antes de 1994 permitiendo reducir la plusvalía generada entre la fecha de la adquisición de la vivienda y enero de 2006.

El efecto directo de esta medida es claro, la compraventa de vivienda a partir de este año y hasta nuevo aviso saldrá más cara debido a que el vendedor tendrá que tributar mayor cantidad por las plusvalías generadas. Sin embargo, existen algunas excepciones. No tendrán que tributar aquellas personas mayores de 65 años que vendan su vivienda habitual ni los que utilicen la plusvalía para la reinversión en otra vivienda.

El efecto que se esperaba era similar a cuando se eliminó la deducción por vivienda habitual, que aumentara la compraventa de vivienda. De hecho, las transacciones de vivienda usada se dispararon un 22,6% en agosto del 2014, periodo posterior al anuncio de la medida, respecto al mismo mes de 2013. De igual modo, según datos del Colegio de Registradores de la Propiedad, tanto la tasa de variación intertrimestral como interanual de compraventas de vivienda usada en España aumentaron durante el tercer trimestre de 2014.

Después de este efecto de anticipación de compras, la pregunta que nos hacemos es: ¿habrá un posterior efecto contención en 2015?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *