El certificado de eficiencia energética

Desde el mes de junio de 2013 cualquier persona que desee vender (o alquilar) un inmueble deberá contar con el certificado de eficiencia energética. Si en el momento de la firma ante notario el vendedor no cuenta con este certificado, el notario rechazará la operación. Hoy te contamos todo lo que debes saber sobre el certificado de eficiencia energética.

el certificado de eficiencia energética

 

El certificado de eficiencia energética es un documento oficial redactado por un técnico competente que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un inmueble. Califica energéticamente un inmueble calculando el consumo anual de energía necesario para satisfacer la demanda energética de un edificio en condiciones normales de ocupación y funcionamiento (incluye producción de agua caliente, calefacción, iluminación, refrigeración y ventilación).

Se resume en una etiqueta energética (es como la que vemos en los electrodomésticos) que asigna la calificación energética en una escala de letras, que van desde la A (inmueble más eficiente energéticamente) hasta la G (inmueble menos eficiente).

El informe debe realizarlo un técnico debidamente autorizado y competente. Falsificar un informe energético, o realizarlo una persona no acreditada como es debido, supone una infracción muy grave, que conlleva multas de hasta 6.000€.

Es obligatorio disponer de este certificado en el momento de comercializar la vivienda. Si no dispones de él, desde Cliventa podemos ayudarte a tramitarlo en una mañana y a un precio asequible. La responsabilidad de tener esta etiqueta, o al menos, de que se esté tramitando en el momento de iniciar la comercialización, es del propietario y del profesional que ayude a la venta del inmueble. No disponer de él supone también una infracción grave con multas tanto para el propietario como para el profesional de hasta 1.000€.

El objetivo de este certificado principalmente es ecológico: inmuebles más eficientes energéticamente son más limpios para el medio ambiente. Pero también es económico: si tienes un inmueble que tiene una calificación energética muy baja puede suponer que pagues más por tus servicios energéticos.

El informe normalmente incluye la etiqueta con la calificación en sí, el informe realizado por el técnico donde se identifica la vivienda y se describen las características energéticas del edificio, identificación de la normativa sobre el ahorro y eficiencia energética que le era de aplicación en el momento de la construcción y las medidas de mejora recomendadas por el técnico certificador.

Otro documento importante para vender tu vivienda es la cédula de habitabilidad, te contamos la diferencias respecto al certificado energético aquí.

Si quieres vender tu casa al mejor precio, sin comisiones ni exclusividad, comienza con una valoración del precio de venta aquí.